La Bahía hermosa - Noon Gate

Noon Gate
Y escuché la voz del Señor que dijo:
"Por qué se pelean por las cosas de este mundo si yo solo les pedí que se amaran unos a otros y vivieran con alegria."
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La bahía hermosa

     Venía, por un camino, y vi personas que habían pasado por distintas dificultades alrededor del camino, a algunos les costaba caminar. Comprendí que esas dificultades les habían dejado enseñanzas, que a través de esas circunstancias difíciles habían aprendido a ser más humildes y mejores personas. Seguí caminando y llegué a la orilla de una playa, era una bahía muy hermosa y pacífica. A la izquierda había una cabinita. Me senté en un asiento que había frente al mar, eran como a las 9:26 de la mañana. Esperaba un bote que me llevaría mar adentro, en lo que sería algo así como un tour de pesca.

     En eso llegó el bote, traía un grupo de personas, estaban sentadas, calladas, humildes y tranquilas. El capitán del bote era un extranjero. Me habló en otro idioma, el cual entendí. Me dijo que su jefe le había enviado a recogernos. Viendo que el bote era pequeño y parecía estar lleno, le pregunté que si cabríamos todos, pues iba yo, mi esposa y mis hijos (hija e hijo que viven conmigo). Sacó una libreta, y me dijo algo así como: “si, aquí están reservados sus campos”, leyó la libreta y me citó los nombres, incluyendo el mío, los nombres sonaban algo diferentes pero yo estaba seguro que eran los de nosotros.

     Entonces, me fui a buscar a mi esposa, que estaba en la cabinita, ella estaba atrasada en alistarse ella y en alistar a los chicos, yo deseaba que se alistara pronto. En eso escuché un ruido de motor, entonces pensando que ya era la hora de partida, es decir las 9:30, le dije a mi esposa, “quizás ya se fueron sin nosotros”. Me asomé, y miré por entre unas rendijas y vi que el mar estaba agitado, había un oleaje fuerte y el capitán del bote, ya no estaba dentro del bote, sino en pie, en el agua, y con sus manos sostenía el bote para evitar que las aguas turbulentas lo hundieran. A la par, cerca de ahí, miré gente que desafiaba el peligro, hacían surf entre las olas grandes, no parecían conscientes del peligro. Entonces salí de la cabina. El capitán regresó de nuevo con su bote a la orilla, en mi interior sabía que aunque al principio del viaje teníamos que atravesar un poco de mar agitado, una vez mar adentro llegábamos a un lugar bonito y tranquilo. Sin embargo, tenía temor pues sabía que una vez ahí no podría acceder a ninguna cosa de las que estaban en Tierra, a las cuales estaba acostumbrado, por la aparente seguridad que me brindaban. Mi esposa si estaba totalmente decidida para ir, sin temores, a ella lo que le atrasaba era alistar a nuestros hijos (hija e hijo). Así que aquel capitán me preguntó: ¿Siempre va a ir con nosotros? En mi interior quería ir, pero tenía miedo. Pienso que era mayor el deseo de ir que el miedo, por lo cual el deseo vencería el temor. Entonces desperté. Y comencé a pensar sobre lo que podría significar.

     Pensé que me mostraba que la venida del Señor estaba cerca, inminente, para las fechas que me han sido reveladas. Que los que estaban en el bote representan el resto de creyentes en Cristo. Que Dios a través del Señor Yeshúa, El Mesías, (Jesucristo) y de sus ángeles sostiene a la Iglesia para que no se pierdan en medio de la turbulencia en que vivimos. Que mis temores, o apegos materiales me impedían depender sólo del Señor. Que aunque mi esposa si estaba decidida y sin temor, su constante lucha con los niños le retrasaban su preparación para la venida del Señor. Que pese a que en un principio yo estaba listo, la unidad familiar y la ayuda mutua es importante para estar todos listos, sino unos podemos atrasar a otros.

     Meses después también consideré que este sueño podría tener un mensaje oculto en lo que aparentaban ser horas y en relación a un evento mundial que tendría que ver con el mar y cómo nuestro Señor Yeshúa nos protegería directamente. El mensaje oculto, lo dejo para los que les gusta escudriñar pero les dejo una pista, a mi entender coincide con una fiesta judía. Las horas representan otras unidades para medir el tiempo.

Lucas, capítulo 21 nos dice sobre La venida del Hijo del Hombre:

"25 Y habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra, angustia entre las naciones, perplejas a causa del rugido del mar y de las olas, 26 desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las potencias de los cielos serán sacudidas. 27 Y entonces verán AL HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE EN UNA NUBE con poder y gran gloria. 28 Cuando estas cosas empiecen a suceder, erguíos y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra redención". (a propósito resalté el texto en negrilla)
Regreso al contenido | Regreso al menu principal