El río sucio - Noon Gate

Noon Gate
Y escuché la voz del Señor que dijo:
"Por qué se pelean por las cosas de este mundo si yo solo les pedí que se amaran unos a otros y vivieran con alegria."
Vaya al Contenido

Menu Principal:

EL RÍO SUCIO

     Soñé: De pie a la orilla de una carretera, miré y vi un guindo y en el fondo un rio, de poca agua, sucio, con contenido de azufre como el de los volcanes. Un camino recto, corto e inclinado que llevaba hacia el río. Iba a bajar por él, porque supuestamente en el río había una mina o fuente de dinero, solamente que no quería hacerlo pues pensaba que la salida iba a ser muy difícil, pues el camino era muy empinado. Comencé a bajar, ya casi en el fondo, al mirar hacia atrás, no se veía la cuesta, parecía llano, pero sabía que era una ilusión. Llegué al río lo crucé y no había ningún tesoro, entonces me dispuse a salir. Enseguida desperté.

     Cuando desperté comprendí que el buscar las riquezas materiales de este mundo, nos lleva a un abismo del cual es muy difícil salir, que parece fácil salir, sin embargo, eso es solo una ilusión, que no hay ningún tesoro por encontrar y que todo es solo una falsa ilusión. Aunque el sueño en cierta forma era desagradable, me desperté con la convicción y seguridad que da el saber que seguir el afán de las riquezas de este mundo no nos lleva a nada, en cambio prefería contemplar aquel río grande y limpio que me infundía respeto, pero también paz y seguridad. Tenía la sensación y seguridad interior que Dios es mi proveedor.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal