El bus - Noon Gate

Noon Gate
Y escuché la voz del Señor que dijo:
"Por qué se pelean por las cosas de este mundo si yo solo les pedí que se amaran unos a otros y vivieran con alegria."
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El bus en el camino solitario

     Iba en un bus sobre una carretera pavimentada, iba hacia mi casa, la cual sabía que era mi casa, pero no la conocía. El bus lo manejaba un hombre joven. Detuvo el bus, como que tenía un problema con el bus, me volvió a ver por el espejo retrovisor cómo indicándome que si le iba ayudar. Yo de inmediato fui y procuré apoyarlo, le dije que quizás yo no tenía la fuerza física para ayudar, pero le podía decir a otros para que ayudaran. El chofer se bajó y yo también. En el lugar donde nos bajamos habían unos negocios y también habían otros hombres, entre esos había uno que físicamente se me parecía mucho a él, por un momento se me quiso confundir, pero observé que no era él por las cosas malas e impuras que hacía. Estaba pendiente del chofer, pero no me puse a ayudarlo, sino que lo volvía a ver de vez en cuando y animado me puse a conversar con la gente de los negocios, precisamente sobre negocios y proyectos. Vi mi billetera y vi que tenía algún dinero en ella. Por un momento me descuidé y cuando vuelvo a ver el bus se acababa de ir. Entonces pensé, y ahora es de noche y cómo llego, si no hay otro bus? Le dije a la mujer del negocio con que estaba hablando, que es que estaba con sueño y como adormilado, que por un momento me olvidé y perdí de vista al chofer. Yo salí del negocio y me acerqué a la carretera pensando cómo llegar a casa. La mujer del negocio con que hablaba me gritó: Primero cálmese. 

     Al despertar, pensé en la venida del Señor. Y me dije tengo que servir al Señor en su propósito. El bus representa la iglesia. El chofer el Señor. La parada del bus seguramente representa el hecho de que en estos tiempos la Iglesia esté como detenida en el camino. Y requiere algunos ajustes. El hombre que parecía el chofer, el anticristo, que cualquiera se podría confundir porque parecerá ser el Cristo, es decir el Mesías, pero por sus obras se podrá reconocer. Los negocios representan, eso, negocios de este mundo. No puedo distraerme ni un momento en cosas de este mundo. Viene un tiempo en que aparecerá alguien que parecerá ser el Señor, pero podrá diferenciarse del Señor Yeshúa, El Mesías, (Jesucristo) por sus obras, pues el anti Mesías, hará cosas inmundas. Pensé si aún no hubiera servido al Señor, pero no me hubiera quitado de su lado ni un momento, no me habría dejado el bus. Pensé también que era ingrato de mi parte que si el Señor ocupa de mi ayuda en este tiempo, debo ayudarlo y no distraerme en mis cosas. De todo caso él arreglará las cosas que tenga que arreglar en su iglesia conmigo o sin mí. Me desperté con una urgente necesidad de no quitar mi mirada del Señor ni un momento. De servirle en su propósito, en todo momento.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal